La peregrinación a María Auxiliadora más austral del mundo

En una soleada y congelada mañana otoñal (-8°C de sensación térmica), las tres casas salesianas de Río Grande (María Auxiliadora, La Misión y Don Bosco) se unieron en peregrinación hacia el Santuario de María Auxiliadora, situado en la histórica Misión Salesiana.

Al compás de canciones, un clima de alegría juvenil y de fiesta permanente, mucha gente se encontró para caminar con fe los 13 kilómetros que separan al Colegio Don Bosco de la Escuela Agrotécnica Salesiana.

La celebración, sencilla y profunda a la vez, tuvo ese sabor especial de los reencuentros, tras dos años sin poder peregrinar presencialmente. Como gesto de bendición, al llegar al Santuario los y las estudiantes presentes de los Sextos y Séptimos años de cada colegio recibieron el pin de recuerdo, que quiere ser auxilio y sostén ante los nuevos rumbos vitales que vayan asumiendo.

La fiesta de la Auxiliadora siempre recuerda que las alegrías se multiplican cuando se comparten y que las penas se achican cuando se sostienen en comunidad. Tras dos años sumamente complicados, María auxilia y secunda en el camino, ofreciendo la certeza de su Hijo, donde toda esperanza cobra valor y sentido.

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This