Benjamín Stochetti: “alegre, sabio, consejero y sin miedo a decir las verdades”

El jueves 18 de agosto falleció el P. Benjamín Stochetti, a los 85 años de edad, 53 años de profesión religiosa, y 60 años de sacerdote. Fue en la casa de salud “Artémides Zatti” que los salesianos tienen en la ciudad de Bahía Blanca, donde residía hacía un año.

Algunos testimonios episcopales dan cuenta de su carisma, su vocación y su compromiso.

“Quiero compartirles la Pascua, en este día, del padre Benjamín Stochetti, sacerdote salesiano que ha servido en nuestra diócesis hasta hace poco tiempo y que ha dejado hermosos recuerdos en tantos corazones”, expresó Mons. Fernando Croxatto, obispo de Neuquén.

Por su parte, el obispo de Quilmes, Mons. Carlos Tissera, “se une a al dolor de la Congregación Salesiana por el fallecimiento del Padre Benjamín Stochetti SDB, ocurrido el miércoles 17 de agosto en la casa de Salud Artémides Zatti de Bahía Blanca, donde residía”. E invitó a la comunidad diocesana a “unirse en oración por el descanso en paz del Padre Benjamín y por la fortaleza de sus seres queridos”.

Las huellas que dejó en la Patagonia

Se difundió en las redes que el historiador Isidro Belver, desde la localidad neuquina de Huinganco, escribió que el P. Benjamín “era hijo de inmigrantes italianos que llegaron a la Argentina, escarbando las rocas de Cura Mallín en busca del preciado metal aurífero”. Asimismo, explicó que luego fueron comerciantes proveedores en el mismo lugar. Él y dos hermanos asistieron al colegio salesiano de Fortín Mercedes (sur de Buenos Aires) y sus padres se trasladaron a Chos Malal. Mas tarde, partieron hacia el Valle.

“Benjamín desarrolló su vocación de sacerdote en distintos lugares de la Patagonia, siempre con su carácter alegre, sabio, consejero y sin miedo a decir las verdades, como formador de generaciones de alumnos. Fue docente en el Instituto Salesiano Juan XXIII de Bahía Blanca, expresando en aulas y capillas su mensaje cristiano. Se salvó de milagro del feroz ataque de los comandos militares de Bahía, que dejó compañeros muertos”.

También dejó su huella de hermano y de pastor en las Casa Salesiana de Junín de los Andes.

Entre 1984 y 1990 fue Inpector de la antigua Inspectoría de Bahía Blancao y Patagonia Norte.

A cargo de la parroquia San Juan Bosco, de la ciudad de Don Bosco en el conurbano sur bonaerense, en 2012 un grupo de chicos, aparentemente afectados con el consumo problemático de sustancias, lo golpearon salvajemente para robarle. Se salvó de milagro.

Su tiempo final fue la vuelta a su tierra natal como párroco de Chos Malal, con grupos y misiones con jóvenes y adultos en todo el norte neuquino.

Sus últimos momentos, desde marzo de 2021, los pasó en Bahía Blanca, en la Casa Artémides Zatti, donde se le brindó apoyo y acompañamiento, mientras él «siguió escribiendo recuerdos, consejos, sermones y comunicándose con sus afectos de la vida».

Un tema doloroso

Después de 45 años, el 9 de octubre de 2020, el P. Benjamín Stocchetti atestiguó en el juicio por el asesinato del padre salesiano Carlos Dorñak, en la noche del 21 de marzo de 1975, cuando el terrorismo de Estado irrumpió la comunidad salesiana de la Casa Juan XXIII de Bahía Blanca.

Él recordó esos momentos como uno de los hechos más dolorosos para la congregación.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This