Como decía Don Zatti, “a Jesús hay que darle lo mejor”

El martes 26 de julio, en el templo de la parroquia Don Bosco de Viedma, se realizó la celebración de la reubicación en la nueva urna de los restos mortales del beato Artémides Zatti, quien próximamente será canonizado por el Papa Francisco.

Asimismo, en este acto celebrativo se procedió también a retirar algunas reliquias que serán enviadas a Roma al postulador de la Causa de los Santos, P. Pier Luigi Cameroni SDB.

Presidido por Mons. Esteban Laxague, Obispo de Viedma, fueron testigos de este acontecimiento el Padre Inspector de Argentina Sur, P. Darío Perera , y el vice postulador de la Causa, P. Pedro Narambuena.

También estuvieron presentes los otros religiosos de la comunidad salesiana de Viedma, algunas religiosas de las Hijas de María Auxiliadora presentes en esta ciudad patagónica: la Hna. Elsa Beraldi, quien conoció a Don Zatti, y la Hna. Estela Herlein, quien como pupila recuerda los encuentros con Don Zatti en la llamada “quinta de los curas”.

Asimismo, entre los miembros de la comunidad parroquial, participó Rosita Otal, quien fue secretaria del proceso al inicio de la causa; el Dr. Pedro Sapín, quien en 2002 participó como médico en el reconocimiento de los restos de Zatti; y los animadores del Batallón 34 “Capitán Francisco Geronazzo” de los Exploradores Argentinos de Don Bosco.

 

“Renovar nuestra respuesta a Dios”

Al final de la celebración, el P. Narambuena explicó en qué consistió el acto: “A la luz de la Palabra de Dios y de algunos artículos de la Constituciones Salesianas, se procedió a la apertura del ataúd, que había sido lacrado cuando se llevó a cabo el reconocimiento de sus restos, para la celebración de la beatificación. Una celebración en oración y reflexión, cantando algún salmo y canciones que expresan nuestro camino espiritual”.

Este acontecimiento se llevó adelante en un clima de alegría y de oración: “Fue una celebración que nos invitó a renovar nuestra respuesta a Dios, viviendo nuestra vida bautismal en la alegría y el servicio generoso a Jesús en los hermanos más pobres y necesitados”, afirmó el vice postulador de la Causa.

“A Jesús hay que darle lo mejor”, decía Artémides Zatti. Al respecto, el P. Narambuena definió “Con esta hermosa expresión de nuestro querido Zatti, seguimos expresando nuestra gratitud a Dios, por el gran don de la Santidad de Don Zatti, llamado por la comunidad ‘El pariente de todos los pobres’”.

“Desde esta tierra patagónica –concluyó–, tan querida y soñada por nuestro Padre Don Bosco, nos sentimos bendecidos y llamados a seguir dando vida a sus sueños. Sentimos fuerte el desafío que nos plantea hacer memoria y ver la obra de Dios en nuestros hermanos salesianos de la primera hora, a responder con creatividad y audacia como supieron hacerlo ellos en su momento”.

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This