Marco Pita Celis fue ordenado diácono

El 13 de noviembre, en la Escuela Agrotécnica Salesiana de Del Valle, Buenos Aires, el joven salesiano Marco Pita Celis fue ordenado diácono.

Luego de el rito de ordenación, de manos del Obispo de Nueve de Julio, Monseñor Ariel Torrado Mosconi, Marco pronunció unas palabras profundas y sentidas. Compartimos la transmisión de la ceremonia por YouTube y, a continuación, transcribimos las palabras que Marco pronunció:

«No siempre es fácil encontrar las palabras adecuadas para expresarse en estos momentos. Son tantos los sentimientos, las emociones, los recuerdos y los rostros que se vienen a la mente…

Sin embargo, hay una experiencia que en estos últimos días prevalece y que deseo compartir como testimonio de fe: Dios es amor. Dios me ama y me siento profundamente amado por Él. Y esta es quizá la más importante razón que tengo para expresar gratitud en este momento: quiero dar gracias a Dios por su amor y por su ternura, que me llama y me elije para este servicio a pesar de mis limitaciones y defectos.

Su amor se hace concreto en mi familia, especialmente en el abrazo de mi mamá, en sus oraciones constantes y en su vida sacrificada para brindar en cada momento lo mejor a mi y a todos mis hermanos.

Su amor se hace concreto en la congregación salesiana, que me acoge y me permite realizar mi vocación para ser signo del amor de Dios en medio de los jóvenes.

Su amor se manifiesta en los sueños de los jóvenes en medio de los cuales comparto mi vida y vocación, jóvenes que están aquí presentes y otros que me acompañan con su oración, y a través de los cuales hago realidad mi propio sueño. Porque todos somos hijos de un soñador, nuestro padre Don Bosco.

Su amor y su cuidado se hace concreto en tantas personas que hacen posible que hoy estemos reunidos aquí, en la EAS del Valle, y a quienes quiero agradecer de forma especial en rostros concretos que con tanto cariño dedican de su tiempo y energías para que compartamos este momento.

Por eso deseo dejar este testimonio del amor de Dios, que siento en mi vida y que me anima a seguir caminando en el seguimiento a Jesús y a ponerme a su servicio. Y deseo que todos podamos siempre tener nuestro corazón abierto al amor de Dios y a poder percibir su presencia que abarca y abraza toda nuestra vida, con miles de pequeños detalles por los cuales solo podemos dar gracias».

Marco Antonio Pita Celis, sdb
Del Valle, 13 de noviembre de 2021

Deja un comentario