Un guardapolvo gastado en el servicio

En este tiempo que vamos viviendo, son muchos los que se han colocado el guardapolvo del servicio. El guardapolvo como signo de servicio y trabajo en el cuidado de la comunidad. En el campo de la salud, como en el campo de la respuesta solidaria entre los hermanos más necesitados.

En nuestra Comarca, Viedma-Patagones, tenemos un testigo de esa entrega en  servicio a los enfermos a los pobres. Don Zatti, llamado por los vecinos el “Pariente de todos los pobres”. Haciendo memoria de ese corazón samaritano, los días lunes celebramos la Eucaristía, por todos los enfermos y por los trabajadores de la salud. En una de esas Eucaristías colocamos un guardapolvo de Don Zatti, sobre el altar. En ese guardapolvo gastado, por la entrega y el servicio, colocamos el servicio de tantos cuidando la vida, y de tantos sufriendo la enfermedad o el dolor por la pérdida de seres queridos. El guardapolvo como signo del proyecto de vida que Jesús nos dejó al celebrar la Eucaristía. Partir el pan con él, es ser capaces de lavarle los pies en los hermanos que sufren. Así lo vivió Don Zatti, en la Eucaristía alimento su corazón para una entrega alegre y generosa a los predilectos del Reino.

COMUNIDAD SDB DE VIEDMA. JUNIO 2021

Deja un comentario