La vida nos invita a un constante caminar

El Jueves Santo pasado se celebró la Pascua Joven de Mayores en la casa salesiana de Bernal, organizada por el Movimiento Juvenil Salesiano (MJS) zonal -GBA Sur-. Bajo el lema “El desafío vuelve a comenzar. La vida nos invita a un constante caminar” la experiencia convocó, de manera presencial, a más de noventa animadores de las casas de los Salesianos de Don Bosco y de las Hijas de María Auxiliadora de la zona (Avellaneda, Bernal, Don Bosco-Itatí, Ezpeleta-“Esperanza Grande”) y de los distintos batallones de exploradores que trabajan en parroquias diocesanas.

Durante los días previos, mediante las redes, se fueron enviando recursos y motivaciones para preparar el corazón para vivir la experiencia. El encuentro fue una oportunidad para volver a encontrarse y compartir presencialmente -siguiendo todos los protocolos-, entre los animadores de las distintas casas de nuestra zona. Ayudados por la canción “Vivir” del grupo Aristophanes se tomó como hilo conductor la Pascua como paso -de la muerte a la vida-; y, desde el encuentro de María Magdalena con el Resucitado, en la invitación a ser testigos de esperanza.

Se trabajó en pequeñas comunidades, donde se fue profundizando el texto bíblico, tratando de que cada uno pueda acercarse a aquellos sepulcros –signos de muerte- que lo habitan, los que nos rodean como sociedad y, especialmente, poniendo el corazón en los que amenazan la vida de los jóvenes que cada comunidad acompaña, para llorar esos dolores y animarse descubrir allí la presencia del Resucitado que nos interpela y nos sale al encuentro para “hacer nuevas todas las cosas” (Ap. 21,5). Desde el diálogo entre María Magdalena y Jesús Resucitado, se invitó a descubrir la Pascua como una oportunidad para dar un Paso y pararse con una mirada comprometida -y esperanzada- ante nuestra realidad. Y, desde la misma experiencia de encuentro con el Resucitado, escuchar su invitación a ser testigos de esperanza: Cristo Jesús Vive y quiere para todos Vida Plena para su Pueblo.

También desde el MJS GBA Sur se vivió, durante la tarde del Sábado Santo, la Pascua Joven de Menores, que convocó a más de cuarenta animadores de entre 14 y 17 años, de manera virtual. Desde el mismo lema y la misma canción que la de mayores, se trabajó desde las preguntas ¿a qué Jesús están buscando?; y ¿dónde lo buscan? Tuvieron un espacio para elaborar con los materiales que tenía a mano una cruz y descubrir en ella los signos de muerte y los signos de vida. Se puso en común en pequeños grupos y en plenario se cerró celebrando lo vivido.

Deja un comentario