Los salesianos mártires del nazismo

Los salesianos mártires del nazismo

El 27 de enero se celebró el Día de la Memoria, un evento internacional para recordar a las víctimas del Holocausto. Entre los millones de víctimas de la Shoah hay miles de sacerdotes católicos y numerosos salesianos.

Entre los Salesianos, recordamos:

El Beato José (Jozef) Kowalski, arrestado con otros 11 hermanos el 23 de mayo de 1941. Se convirtió en el número de serie 17.350 de Auschwitz. En 1942, por su negativa a pisar un rosario, fue sometido a un trabajo masacrante y posteriormente torturado y asesinado.

Siervos de Dios de la Congregación Salesiana: el padre Jan Świerc y 7 compañeros – pertenecientes a la provincia de Cracovia y martirizados en Auschwitz.

Los ocho que murieron en Auschwitz son: el padre Jan Świerc, el padre Ignacy Antonowicz, el padre Ignacy Dobiasz, el padre Karol Golda, el padre Franciszek Harazim, el padre Ludwik Mroczek, el padre Wlodzimierz Szembek y el  padre Kazimierz Wojciechowski.

El padre Franciszek Miska, de la Provincia Inspectoría salesiana de San Adalberto de Pila, catequista de una escuela profesional, director, capellán militar. Internado en el campo de concentración de Dachau, murió de malos tratos y torturas el 30 de mayo de 1942.

Beato Francis Kesy, laico, y 4 compañeros, mártires. Fueron animadores del oratorio, apasionados por la música, el teatro, el deporte, dedicados a la catequesis y unidos por una intensa vida espiritual. En septiembre de 1940 fueron arrestados, acusados de pertenecer a una organización ilegal. Condenados sin un juicio regular y sin posibilidad de defensa, dieron un heroico ejemplo de fe y vida cristiana. Perdonaron a sus verdugos según el espíritu más genuino del Evangelio.

Entre los salesianos también hay un Justo entre las Naciones, un término utilizado para indicar a los no judíos que han actuado heroicamente para salvar incluso a un solo judío. Se trataba del Venerable Joseph Augusto Arribat, que durante la Segunda Guerra Mundial no dudó en acoger familias y jóvenes judíos.

Deja un comentario