Encuentro formativo de los equipos de animación, gestión y acompañamiento – Escuelas región Patagonia

El pasado viernes 13 se reunieron miembros de los equipos directivos de las escuelas de Patagonia (Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego) para compartir un espacio formativo propuesto por el equipo inspectorial de Escuelas que se tituló “Experiencias e intervenciones sobre el currículum: imaginando la pospandemia”.

La presentación estuvo a cargo del profesor e investigador de las áreas de Didáctica y Currículum de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Daniel Feldman, quien compartió, en un lenguaje coloquial y cargado de sentido común, algunas certezas respecto al valor irremplazable de la escuela como principal institución de trasmisión cultural, mucho más en sociedades desiguales como la argentina y la capacidad demostrada durante este año de “hacer escuela”  aún sin asistir físicamente a los edificios escolares.

Mediante una serie de preguntas y reflexiones invitó a imaginar otro formato de escuelas para los tiempos que se vienen, animando a los docentes a seguir ensayando las buenas prácticas de este año cuando se produzca el retorno real a las aulas.

Puso el énfasis en algunas notas que vale la pena subrayar para no perder de vista y hacer experiencia de lo vivido:

  • Posiblemente nos encontraremos con alumnos que han ganado en autonomía y han crecido como estudiantes, se han construido como tales porque han logrado apropiarse de las prácticas de estudio y han ganado en organización, han podido elegir su propia agenda.
  • Hemos visto que una pedagogía más centrada en la producción que en la exposición invita a los estudiantes a ser más protagonistas de sus tareas y a los docentes a acompañar, intervenir y retroalimentar esas producciones. Permite diversificar según los niveles de estudiantes que tenemos atendiendo a un aprendizaje que es y será indudablemente heterogéneo.
  • Las fuentes de información y los recursos de “auxilio” son múltiples: hay que enseñar a organizar, seleccionar, clasificar, validar. El conocimiento escolar y el cotidiano tienen que encontrar un espacio de diálogo que de lugar, además, a otros saberes.
  • La tensión entre extensión y profundidad en términos de currículum es un viejo dilema. Es necesario formatear el currículum fijando metas razonables y aprendizajes auténticos, aprendiendo a moverse y ampliar inteligente y creativamente los márgenes legales que fija el diseño curricular. Esto permitirá establecer diferentes coordenadas para el trabajo escolar, mayor flexibilidad de tiempos y espacios, agrupamientos distintos, trabajo cooperativo entre docentes, trabajo por proyectos, análisis de casos. En fin, hacer más lugar para otras propuestas en la escuela buscando formas más flexibles de estar con los estudiantes.

 

El clima del encuentro fue agradable y permitió un intercambio interesante entre los educadores resaltando la importancia de propiciar instancias de discusión y participación que mejoren las condiciones de vida escolar y encuentren a docentes y estudiantes movilizados de cara al 2021 y en la búsqueda de sentidos a la actividad de las escuelas como sucedió en tiempos de pandemia.

Deja un comentario