Acortando distancias

Para muchos de nosotros, la pandemia, nos ha desafiado a hacer uso de los recursos tecnológicos como no lo habíamos hecho hasta el momento e inaugurar nuevas experiencias.

Fue así que allá por el mes de julio nos preguntamos si sería posible encontrarnos por alguna  plataforma virtual con las comunidades de Algarrobo del Águila y La Humada que se encuentran a 180 km y 260 km de Victorica, sede de la misión en el oeste pampeano.

Lo charlamos con los hermanos y hermanas de las comunidades  y nos animamos a empezar. Sorteando varias dificultades de conectividad,  de manejo de los recursos tecnológicos, comenzamos a encontrarnos los viernes por la tarde cada quince días, para leer juntos la Palabra del domingo y compartir la vida con su compañía.

Dado que las condiciones epidemiológicas se lo permitían , la comunidad de La Humada,  decidió encontrarse  presencialmente en la casa de la Capilla Santa Teresita y de esa manera salir al encuentro.

Y como suele suceder, luego se sumaron hermanos y hermanas de Real del Padre (Mendoza) y otros amigos. Todos con hambre de fraternidad, y con el deseo de aprender juntos a leer la propia vida, para vivir con mayor plenitud.

Por septiembre se nos ocurrió  que sería bueno poder sumar a la ronda al equipo de animadores de celebraciones de la Presencia de General Pico que se encuentra a 196 km de casa. Los invitamos y con mucho gusto también se sumaron a compartir la Palabra.

Lo que al principio era cada quince días, comenzó a ser una cita de todos los viernes.

Agradecemos el poder encontrarnos, compartir nuestras búsquedas y  la sabiduría que cada uno va cosechando en su propia vida junto a la experiencia de las primeras comunidades. No faltan los momentos de felicitarnos porque logramos conectar el audio o la cámara.  Al igual que reírnos juntos con los ladridos de alguna de nuestras mascotas, o de cuando  se nos escapan conversaciones con algún miembro de la familia por no tener muteado el micrófono. Ni hablar de las peripecias que a veces hacemos cuando alguno no se puede conectar y  combinamos encuentros por Zoom con video llamadas por whatsapp.

Aprovechamos cada encuentro para compartir alguna pregunta , en pequeños grupos  con mayor intimidad y luego hacemos resonancias en la sala grande.

Sin saber por cuánto tiempo seguiremos haciendo esta experiencia, durante estos meses  vamos dejándonos sorprender y conmover por la vida puesta sobre la mesa con sabor a evangelio en medio de nuestro trajín cotidiano. Casi sin darnos cuenta, se nos pasa la hora y media de encuentro y nos quedamos con ganas de seguir rumiando lo compartido.

Deja un comentario