Hogar de Cristo Jorge Novak

El 24 de agosto cumplió cuatro años el Hogar de Cristo Jorge Novak de la obra salesiana de Villa Itatí, provincia de Buenos Aires que comprende el centro barrial Enrique Angelelli, la casita de Belén, la casa Laura vicuña para chicas y la casa de Esperanza Grande que es también la casa de medio camino para aquellos chicos que están tratando de hacer una vida autónoma.

Este año comenzaron con una cooperativa de trabajo llamada “Trabajo comunitario copeerativo” a través de la cual se llevan adelante los siguiente emprendimientos: jardineros, manos artesanas de Itatí (emprendimiento de herrería), el taller de carpintería, se hacen conservas, plantines para la huera y artículos de limpieza con el objetivo de que los jóvenes se incorporen a la cultura de trabajo y que tengan una posibilidad de hacer un plan de vida autónomo.

En esta pandemia en el Hogar hay cuarenta jóvenes y ha sido una experneica que les ha servido para revisarse personalmente y hacer un camino de alternativo al consumo de sustancias.

El trabajo se realiza de manera articulada con la Federación de los Hogares de Cristo y como dice el lema de los Hogares: recibimos la vida como viene, todas las vidas. En esta pandemia además recibieron a cuatro adultos mayores. Recibimos la vida en su integralidad y además recibir la vida como viene implica buscar y discernir los caminos para que los jóvenes puedan desarrollar esa vida, desde el Sistema Preventivo de Don Bosco, haciendo que el pibe se sienta querido también frente al problema de la droga ya que por el consumo es habitual que sean excluidos.

Fuerza y adelante, con la fuerza de Dios y María y adelante para buscar respuestas que permitan desarrollar la dignidad cada joven tiene y que puedan transformar la realidad.

Deja un comentario