#NadieSeSalvaSolo – La Piedad, Bahía Blanca

Durante el mes de junio se armó un centro de elaboración y fraccionamiento de lavandina en la parroquia La Piedad de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca. Durante los primeros quince días de esta actividad desarrollada junto a la Acción Católica Argentina se fraccionaron mil litros de lavandina que se distribuyeron entre familias y comedores de la ciudad y también en el Hogar de Ancianos San Juan Bosco y el Hogar Mamá Margarita. Se estima que se producirán unos 500 litros semanales.

Además, a poco de iniciado el aislamiento social, preventivo y obligatorio la parroquia organizó una campaña de ayuda alimentaria para familias. De esta manera, en junio realizaron compra y distribución a domicilio de 106 bolsones con catorce productos cada uno, la compra semanal de minibolsones (unos cuatro productos) para 130 familias que habitan en los barrios Costa Blanca y Maldonado, desde la cocina comunitaria de la capilla Santa Lucía; compras de alimentos para algunos comedores de la zona de la delegación Noroeste, compra de envases y etiquetas para lavandina.

Por otra parte, están realizando un relevamiento para ver cómo ayudar con fondos de la campaña a las familias que necesiten gas envasado para cocinar.

Con la mesa de crisis social de la delegación Noroeste, continúan trabajando en la cocina comunitaria de la capilla Santa Lucía donde se elaboran unas 900 viandas semanales para 130 familias. Los fines de semana se refuerza la vianda con los minibolsones mencionados anteriormente.

Al mismo tiempo, la parroquia articula con la mesa de crisis de la Iglesia Católica. En estos días se está trabajando con la Universidad Nacional del Sur (UNS) una capacitación dirigida a voluntarias de las Cocinas Comunitarias del sector Villa Rosas y White y se evalúa apoyarlos con gas envasado.

Otra acción realizada durante junio fue el fraccionamiento y distribución de 500 bolsones de verduras (con el apoyo del Banco de Alimentos, la mesa de crisis del arzobispado y Red Solidaria)

Ya pasaron más de cien días del aislamiento social obligatorio y se hace necesario continuar la asistencia a las familias, sobre todo en este tiempo, donde el pico de contagios sigue creciendo al mismo ritmo que el desgaste generalizado. Aun así, la comunidad sigue comprometida y asistiendo a tantas familias de la zona a través de la campaña solidaria que los hace sentir comunidad preocupada y ocupada de los que más necesitan en este momento.

#NadieSeSalvaSolo

 

Deja un comentario