Reuniones con los Movimientos: Mallín y EADB

Los días 3 y 5 de julio desde Pastoral Juvenil se realizaron reuniones con el equipo inspectorial de Mallín y con los consejos ejecutivos regionales de los Exploradores de la inspectoría respectivamente, con el objetivo de escuchar cómo animan y acompañan la vida en este tiempo.

Con la iniciativa de evaluar las prácticas que se han implementado en estos últimos meses a partir de la recepción y voces de las comunidades locales, se compartió el trabajo realizado por cada equipo poniendo sobre la mesa aquellas situaciones difíciles y prioritarias en las que están enfocando su acompañamiento.

Desde el equipo inspectorial de Mallín profundizaron el trabajo en equipo y están dedicando más  tiempo a encontrarse como comunidad de trabajo. A su vez, consideraron oportuno este tiempo para realizar un acompañamiento más cercano a los centros, reuniéndose con cada uno de ellos.  Entre las prácticas que surgieron en el contexto de pandemia rescatan como positivo el hecho de que se haya generado un intercambio mayor de recursos y materiales entre los centros y que eso sería interesante sostenerlo a futuro.

En cuanto a los exploradores, se destacó la opción de muchos batallones de brindar algún servicio solidario articulado con otras organizaciones e instituciones o mismo dentro de los barrios cercanos a su locación. Se valora que, desde lo solidario, algunos batallones “tendieron puentes” y se abrieron potenciando el trabajo comunitario y en red.

También, si bien constataron que el uso de la tecnología surgió de una necesidad por el contexto actual, “se cree  que vino para quedarse” ya que es una gran herramienta para poder acercarse a algunas comunidades con las que no estaban teniendo tanto diálogo desde la animación regional.

Otra práctica destacable es el compromiso de los distintos equipos zonales y regionales encargados de realizar los encuentros formativos para animadores y animadoras que se han encargado en este tiempo de resignificar dichas propuestas “traduciéndolas” a formatos virtuales.

Por último, las y los participantes compartieron cómo piensan comenzar a transitar la segunda mitad del año con el desafío de acompañar y animar teniendo presente el fuerte  impacto social y económico que la situación actual deja de manifiesto y la saturación que ha generado lo virtual y las pantallas pero que a la vez los impulsa a reinventarse en lo formativo, lo celebrativo y en las formas de estar presentes para las comunidades que animan.

Deja un comentario