Jóvenes, ¿qué andan diciendo? – Valentina Rodríguez

¿Qué aspectos de Jesús Buen Pastor crees que como agentes pastorales
deberíamos profundizar en este tiempo?

Durante la situación que estamos atravesando, el hecho de no poder hacernos presentes (físicamente) entre los pibes, hizo que nos volvamos más creativos y que pensáramos nuevas formas de acompañar y de seguir estando.

En un momento, Jesús nos dice: “Yo soy la puerta, el que entra por mí se salvará y encontrará su alimento” (Jn. 10; 9-10). Creo que durante la situación que nos toca atravesar, cada animador y cada animadora, al igual que Jesús Buen Pastor, debe ser creativo para poder seguir “siendo puerta” para los pibes y para las familias. Seguramente a todos nos pasó algo similar, tuvimos que “reinventarnos” y ese “ser puerta” para los pibes, se transformó. Hoy lo hacemos desde otro lado, desde la escucha virtual, desde un mensaje, una videollamada, unas palabras de ánimo.

También, me parece necesario que los animadores y las animadoras, sobre todo hoy, tengamos como “eje” las palabras del Papa Francisco y “ser un solo rebaño”, para poder superar esta situación. El tan escuchado “De esta nadie se salva solo, estamos todos en la misma barca” no lo podemos perder de vista, debemos buscar la presencia de Dios que nos sostiene, confiar en eso, poner la mirada en Él e intentar transmitírselo a los pibes.

Por último, me parece que hoy más que nunca debemos asumir el rol de pastores. Esos pastores que dejan su casa por muchos días. Me hacen pensar en los grupos juveniles hoy, en los Oratorios que debieron salir de sus “comodidades”, modificar la forma de acompañar la vida y transformarla. Algunos reparten viandas, otros hacen ollas populares, otros hacen campañas de abrigo, y así debemos seguir profundizando nuestra creatividad, para ser cada vez más parecidos a Jesús Buen Pastor.

Creo que, a la comunidad animadora de Los Pibes de Don Bosco, como a todos los demás grupos, la pandemia nos vino a “sacudir”. El punto positivo o a rescatar, creo yo, fue el tiempo que nos dio (y nos sigue dando) esta situación para repensarnos, para reflexionar sobre nuestro rol en el barrio y también para seguir cuestionando nuestros modos de acompañar la vida.

Valentina Rodríguez
Don Bosco, Bahía Blanca

Deja un comentario