Acompañando-nos contra toda Esperanza

En este tiempo de pandemia los jóvenes de Buen Pastor (“Buen Pa”) ponen en acción el lema de la Obra, “Con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio”, haciéndolo vivo para que no quede solo en una frase.

Desde los oratorios y grupo joven optamos por seguir acompañando tanto a los pibes como a los animadores.

Comenzamos con la merienda popular, teniendo en cuenta las necesidades de las familias del barrio y sumándonos también a las iniciativas de otras organizaciones sociales, ollas populares y merenderos de vecinos.

Algunos oratorios también se sumaron de a pequeños grupos a dar una mano en las ollas populares de las comunidades de Calcuta y Copa.

En cuanto a los encuentros, nos juntamos una vez por semana por videollamada ya sea para organizar la merienda y también para simplemente encontrarnos, jugar y compartir.

A nivel comunidad como Gran Oratorio de Buen Pa; se organizaron dos encuentros virtuales para animadores. Uno fue el domingo 14 de junio por medio de un vivo de instagram de nuestra casa, invitando a una merienda oratoriana en la que nos encontramos para compartir, jugar y tener un momento de oración para pensar: ¿cómo estamos personalmente?

Seguimos trabajando para mantener encendida la chispa oratoriana que nos impulsa a querer seguir acompañándo-nos; si bien cuesta, seguimos apostando y reinventándonos cada día.

En la comunidad Del Valle se suspendió la merienda por casos de COVID en el barrio.

Las animadoras de la Escuadra 12 intentan juntarse una vez por semana, no solo para dar un encuentro formativo, sino también para saber cómo están, para jugar y contar cómo va cada una con sus grupos de etapa. Cada vez que pueden, se juntan por videollamada con el Consejo del Batallón 53 para ver cómo las comunidades van viviendo este tiempo y así ayudarnos si necesitamos algo. También, las animadoras están yendo a dar una mano a la comunidad Luján con la olla popular…

Los jóvenes del Batallón 53, se fueron juntando, con el objetivo de formarse para la novedad de animar a través de una pantalla. Se reúnen todos los domingos y realizan actividades. La comunidad de Soles realiza las Buenas Noches y se nomina a un animador por día para que también se sume a esta iniciativa de vivir con más fuerza las Buenas Noches de Don Bosco. Como grupo están colaborando con los comedores en las comunidades de Copa y Calcuta ayudando al padre José.

El sábado pasado fue la primera reunión con las patrullas más grandes de Baquianos, Rastreadores y grupo joven la cual fue muy positiva. Se encuentran en constante formación, teniendo como meta desde el consejo del Bata reforzar lo que faltó en las formaciones presenciales.

Confirmación optó por acompañar a los jóvenes desde los grupos de WhatsApp, acompañándolos desde la comunicación y en lo que necesiten, buscándole la vuelta la coordinación decidió enfocarse en los animadores nuevos, a través de reuniones virtuales cada quince días en las cuales se encuentran para jugar y reflexionar acerca de cómo vienen pasando este tiempo.

Sin dudas estos tiempos de pandemia, nos llevaron a repensar muchos mapas pastorales de actividades, de acompañamiento, del modo de presencia y animación.

Compartimos algunas búsquedas y ensayos que estamos realizando a nivel juvenil:

Acompañamiento de actividades pastorales

A inicios de marzo se realizaron encuentros presenciales de formación para animadores de los diferentes grupos. Con la cuarentena se planteó el nuevo mapa para acompañar de manera virtual a los animadores de los diferentes grupos de la obra (exploradores, escuadra, confirmación, oratorios, patios, etc.). Algunas dificultades que vamos viendo es que algunos no cuentan con dispositivos móviles para conectarse o carecen de la posibilidad de contar con acceso a internet para conectarse a las reuniones virtuales. Sumado a esto, muchos de los animadores que están estudiando o trabajando lo hacen de manera virtual, lo cual va produciendo un cierto cansancio que atenta a veces con la posibilidad de conectarse a los encuentros de virtuales. Aun así el esfuerzo que realizan los equipos de coordinación va de la mano desafíos que se plantean para niños, niñas y adolescentes a través de las redes sociales, se ofrecieron subsidios para realizar celebraciones en casa para los niños y niñas de la catequesis, o encuentros en vivo a través de redes sociales para los adolescentes y jóvenes, etc. Por eso este es un tiempo rico en los equipos que coordinan la catequesis, los espacios juveniles, deportivos y del tiempo libre, ofreciendo propuestas semanales o quincenales, planificando las actividades bajo las nuevas modalidades, realizando nuevos aprendizajes y tratando de pensar en posibles soluciones a las dificultades que se van planteando. En este sentido el acompañamiento personal es clave, y se va ofreciendo de manera telefónica o por mensajito dentro de las posibilidades y necesidades. En la obra también se sigue ofreciendo un seguimiento virtual a personas en situación de adicción por dos profesionales de la salud.

Espacios formativos

Desde los equipos de coordinación de los diferentes espacios pastorales se continúa buscando espacios de formación de manera virtual. Este tiempo de virtualidad nos da también la posibilidad de pensar nuestra manera de hacer pastoral, de repensar nuestras modalidades de ser y estar en el barrio, nuestros modos de celebrar, etc.

Situación económica familiar

La situación epidemiológica evidenció la informalidad laboral que existe en muchas familias, la cual se fue agravando con la cuarentena. Es un tiempo de acompañar desde la asistencia alimentaria (fuimos desde la entrega de bolsones de mercadería hasta la preparación de viandas y meriendas) a las familias más necesitadas de los barrios. De este modo, en un trabajo coordinado de adultos con jóvenes, aprendiendo de los cuidados sanitarios necesarios, se va acompañando estas necesidades básicas, y que se va logrando gracias a los aportes económicos y de mercadería de familias del barrio, de ayudas económicas de otras casas y de la inspectoría.

Por otro lado, algunos jóvenes de la obra organizaron emprendimientos familiares como la elaboración de comidas caseras, venta online de ropa, etc. que va evidenciando el despliegue herramientas personales de sostenimiento económico de emergencia en estos tiempos. También, surgieron varias propuestas de actividades online de manera gratuita: clases de danza, apoyo escolar, etc., que va socializando la posibilidad de actividades gratuitas desde casa.

La situación pandémica nos cambió profundamente el modo de estar en el territorio en estos tiempos, y poder animarnos a diseñar nuevos mapas pastorales es sin dudas el desafío al que nos sentimos convocados por el sueño de nuestro padre Don Bosco.    

#NoEstamosSolos

Deja un comentario