Seamos uno

A fines del mes de abril la obra salesiana de Ensenada recibió 1020 cajas de alimentos a través del proyecto Seamos uno para atender a las necesidades de los habitantes de la zona.

La distribución de las cajas se realizó entre la parroquia Sagrado Corazón de Jesús (La Plata), la parroquia Nuestra Señora de La Merced (Ensenada), parroquia San José, la parroquia San Juna Bosco (La Plata), la comunidad de los vicentinos y la obra de las Hijas de María Auxiliadora.

La organización de la distribución de las cajas comenzó un con un relevamiento de las necesidades de las familias de los destinatarios y destinatarias de los grupos de la obra.

La información del relevamiento fue sistematizada en planillas que sirvieron a los voluntarios que pusieron a disposición sus vehículos para la entrega barrio por barrio.

Algunos testimonios de los voluntarios dan cuenta de la significatividad de la experiencia:

“Recién llegado a casa de entregar las últimas cajas a Punta Lara… Hermosa experiencia de servicio… Muy emocionante ver tanta gente ayudando y tan variada… Seguiremos con nuestro granito de arena para que esta situación se pase de la mejor manera posible”

“En esta segunda jornada de Seamos Uno entregamos hoy en Ensenada 160 cajas de alimentos a 80 familias de la obra. Les hacemos llegar el agradecimiento de cada una de ellas! Pudimos entregar en los barrios Mosconi, Progreso, Federal, Campamento. OUM, 5 de Mayo, Villa Tranquila, Isla Santiago y Punta Lara. Gracias a todos los que colaboraron desde sus casas aportando familias al listado y a los que se sumaron en la calle para el operativo de entrega!”.

“Finalizadas la tarea de hoy! Seguiremos! Un regalo haber podido colaborar.”

“Decantando la jornada de ayer doy gracias a Dios por la comunidad juvenil acompañada también por adultos que hicieron un trabajo extraordinario. Que puedan disfrutar del encuentro con los más pobres de la comunidad y nos cuenten sus experiencias. De esto nos van a examinar al final…tuve hambre… tuve sed… estaba desnudo… preso… enfermo… forastero y me hicieron lugar en su vida. Gracias a todos”.

Deja un comentario