En la escucha, nuestra opción

Una Pastoral que en tiempos de pandemia se piensa con las y los jóvenes.

Es el tiempo de escuchar

A partir de la reunión del equipo del Movimiento Juvenil Salesiano de región Buenos Aires realizada el 18 de abril pasado, los equipos de Pastoral de las inspectorías “Ceferino Namuncurá” – ARS – de los Salesianos de Don Bosco y “San Francisco de Sales” de las Hijas de María Auxiliadora generaron encuentros virtuales con el equipo coordinador de las seis zonas que conforman la región. Esta iniciativa de acercase a las coordinadoras, coordinadores, asesoras y asesores tuvo como fin principal la escucha y reflexión sobre las realidades que cada zona atraviesa y acompaña.

Al mirar desde una ética del cuidado, la escucha se convierte en una herramienta fundamental para pensar con las y las jóvenes estrategias de animación y acompañamiento situadas. Este tiempo se nos presenta como una invitación para mirar nuestras comunidades. Una oportunidad para revisar el sentido de nuestras opciones educativo – pastorales y desde allí, con claridad, salir a poner en práctica el oficio de tejer lazos con otras instituciones y organizaciones que también trabajan por el bien común.

 

Es el tiempo de mirar

El contacto con la realidad de los sectores más empobrecidos conmueve, pero no paraliza. Al contrario, nos pone en movimiento. Es una constante de todas las zonas la preocupación y angustia latente ante un contexto que acrecenta las desigualdades sociales, el hambre y la falta de trabajo. Familias de los oratorios, batallones, de los distintos grupos y barrios que gritan “hoy la tenemos más difícil”. Ese grito de realidad que a las animadoras y los animadores los llama a comprometerse con la vida; a generar vida entre tantas expresiones de muerte.

 

Y de optar por cual camino andar; y de hacer justicia y madurar

Generar vida implica también cuidar los espacios y tejidos comunitarios. El acompañamiento a las comunidades de animación es todo un desafío en este tiempo. La intermediación de la pantalla como modo de estar presentes tiene sus limitaciones, pero no deja de ser un impulso para la creatividad. De a poco cada equipo fue descubriendo cuáles eran las mejores formas para encontrarse, formarse y seguir en contacto con los destinatarios de sus propuestas, según las posibilidades.

 

¡Nueva, otra historia!

Y cuando se levante la cuarentena ¿qué?; y cuando se termine la pandemia, ¿qué? Una nueva normalidad. Escuchar, mirar y reflexionar hoy; para ser y estar mañana. En un tiempo de tanta incertidumbre, aparece con fuerza una certeza: el país, la sociedad, el ánimo social y nuestros patios, serán distintos pospandemia. Cambian las prioridades; no así el deseo de seguir animando desde el carisma salesiano. En este sentido, hoy más que siempre, se refleja en el caminar de todos los equipos zonales la apropiación del lema propuesto a la familia salesiana para este 2020: “Ser buenos cristianos y honestos ciudadanos”.  Todos y todas somos corresponsables y necesarios para dar vida al proyecto comunitario de salvación al que Jesús nos invita.

 

MJS Región Buenos Aires 

Pastoral juvenil – ARS y HMA

Deja un comentario