Animándonos en tiempos de pandemia

El Movimiento Juvenil Salesiano (MJS) de la Casa Salesiana Don Bosco de la ciudad chubutense de Rawson a partir de la experiencia “Animándonos” se sienten invitados a acompañar, desde el sentido mismo de darse ánimo como comunidad y fortalecer los vínculos, y por otro lado, los invita a comprometerse y animarse como comunidad a salir al encuentro de los más vulnerables, es decir, a no achicarse ante los desafíos de este nuevo contexto de emergencia sanitaria.

Como MJS local, fuimos viviendo este “Animándonos” en dos momentos. Primero, “animarnos como comunidad MJS” a encontrarnos desde la virtualidad y sentirnos acompañados e interpelados por la situación que hoy atravesamos y en un segundo momento, volvimos a sentirnos una comunidad que sale al encuentro para acompañar las distintas realidades, haciendo hincapié en el cuidado de nuestra propia salud y la salud de nuestros seres queridos. En este sentido se pusieron en marcha tres líneas de acción, la primera es la asistencia básica a las familias del barrio, es decir, asistir con provisiones de alimentos frescos cada semana. Esto es posible gracias a los “Amigos y Colaboradores del Oratorio” quienes de manera personal, familiar o a través de negocios de la zona colaboran. La segunda línea de acción, es desde el acompañamiento pedagógico, el objetivo es ser facilitadores del acceso del material áulico que cada joven recibe desde la escuela y acompañar en la medida de las posibilidades a evacuar dudas. Y como tercer eje, la animación de un patio virtual que funciona cada sábado por WhatsApp, del cual participan jóvenes del “Oratorio de andar juntos se trata”, del barrio Gregorio Mayo y jóvenes del “grupo juvenil Reqle” del Colegio don Bosco de Rawson.

Además como Casa Salesiana de Rawson se pusieron a disposición las instalaciones de la Casa de Retiro Espiritual “Mamá Margarita” en acuerdo con el Ministerio de Salud de la provincia para eventuales sucesos del cumplimiento de aislamiento.

Convencidos de que la solidaridad, la esperanza y el amor son los valores que nos movilizan como comunidad para salir al encuentro de aquellos más golpeados no solo por la pandemia, sino también por la realidad social, económica y política que como provincia vamos transitando, nos disponemos a remar juntos la barca teniendo como capitán a Jesús.

Deja un comentario