Mensaje del Ecónomo General a los Ecónomos Inspectoriales

En los días previos a la Pascua, el Ecónomo General de la Congregación Salesiana, Sr. Jean Paul Muller, envió una carta a todos los Ecónomos Inspectoriales para proporcionarles diversas e útiles informaciones y compartir las comunicaciones relativas a la emergencia generada por COVID-19 y sus consecuencias.

“En estos días que me encuentro en Roma, estoy muy ocupado coordinando y ayudando a nuestras Inspectorías a encontrar fondos y medios, pero también ideas creativas, para responder a los desafíos del Covid-19”, inicia su misiva el Sr. Muller.ù

No solo lamenta las numerosas víctimas en diversas partes del mundo, sino que manifiesta estar “impresionado por la notable energía de nuestros centros (Juventud, Laicos, SDB) que han aportado soluciones creativas y eficaces para ayudar a las personas necesitadas”.

En este sentido, el Ecónomo General recuerda a los Ecónomos el trabajo en sinergia con el Dicasterio de Misiones unido al “Don Bosco-Network” (DBN) para la coordinación de emergencia y publica el correo electrónico de referencia (solidarity.covid19@sdb.org) para dar o pedir apoyo.

Posteriormente, al presentar el calendario general para el sexenio, presenta una novedad significativa y comunica “El Encuentro Internacionales de formación y acompañamiento de los Ecónomos Inspectoriales” titulado: “La economía al servicio del carisma salesiano2, en las que participarán también los responsables de las Oficinas de Planificación y Desarrollo (PDO) y de las Procuras Misioneras Salesianas. Se tendrán dos conferencias y se tiene planificado para septiembre de 2022 y 2025.

La situación económica internacional actual no deja indiferente al Sr. Muller. “Todos sabemos que el Covid-19 tiene una influencia negativa en el mercado”, manifestó antes de ofrecer diversos consejos para la administración y el buen gobierno económico y financiero de las Inspectorías. La situación también afecta, en cierto modo y se prevé una previsible disminución de las donaciones de los benefactores. A este desafío, que tiene un alcance mundial, se corre el riesgo de poner en dificultad los proyectos en los países en desarrollo. El Ecónomo General pide que se responda teniendo “el valor de adoptar las medidas necesarias” y manteniendo la confianza en la Providencia que nunca nos deja solos.

A pesar de las dificultades actuales, el Sr. Muller está seguro de que “la solidaridad en la Congregación a futuro está destinado a cambiar y en pocos años podremos experimentar que la cercanía de las Inspectorías y de las regiones darán sus respectivos frutos”.

La misiva finaliza con una información sobre la estructura de la oficina del Ecónomo General y los saludos de Pascua, con la esperanza de la Resurrección y en memoria de los muertos, muchos de ellos, Salesianos de Don Bosco víctimas de Covid-19.

Fuente: infoans.org

Deja un comentario