En la Misión Salesiana del Oeste Pampeano

Tiempos inéditos de la historia, al menos para nosotros ciudadanos de este tiempo presente. Las medidas de cuidado impartidas por el Gobierno nos han invitado a resguardarnos “en casa”, más muchos, en esa invitación,  sentimos una fuerte nostalgia por esos otros espacio que también “son casa” para nosotros y en los que nos sentimos a gusto. 

En la  reflexión que nos regaló el papa Francisco al hacer la bendición Urbi et Orbi nos instó a “…motivar espacios donde todos puedan sentirse convocados y permitir nuevas formas de hospitalidad, de fraternidad y de solidaridad. […] para hospedar la esperanza y dejar que sea ella quien fortalezca y sostenga todas las medidas y caminos posibles que nos ayuden a cuidarnos y a cuidar. Abrazar al Señor para abrazar la esperanza.”

Desde la Misión Salesiana del Oeste Pampeano, la comunidad integrada por religiosos y jóvenes voluntarios misioneros, fue ensayando modos de estar cerca de los jóvenes y las comunidades que habitualmente acompañan en el extremo oeste de la provincia y los pueblos cercanos respondiendo así a la invitación que desde la Inspectoría nos hacía de seguir animándonos (#animándonosencasa). Mediante la tecnología, y con presencia creativa se multiplicaron las consignas de animación en WhatsApp de los grupos del MJS; siguiendo con la bella tradición de los programas radiales en las recorridas misioneras también elaboraron podcast con momentos de reflexión, canciones para llegar a cada uno de las comunidades. Las repercusiones no tardaron en hacerse escuchar. Los hermanos y hermanas comparten sus pensamientos, emociones y agradecen el sentirse acompañados en tiempos de aislamiento. 

Para destacar también es la creatividad de las comunidades educativas que han llegado a los hogares de cada familia con recursos didácticos y propuestas que invitaban a seguir aprendiendo en este tiempo distinto, a hacer memoria desde las redes a través del hashtag #24MarchoEnCasa,  a darnos aliento a través de  #todoestarábien, y así llegan aportes de cada rincón de la Inspectoría y más allá compartiendo y multiplicando lo bueno.

Por último, en cercanías de la Semana Santa, los equipos que preparan las celebraciones para las comunidades  ya están preparando recursos para celebrar en casa los misterios pascuales en familia o con la propia comunidad juvenil, así  la tecnología nos ofrece herramientas posibles para “reunirnos” y pensar juntos alternativas de encuentro.

Deja un comentario