Carta del Ecónomo General para la lucha contra COVID-19

Recomendaciones para prevenir el contagio, sugerencias para seguir ayudando a la población en los diferentes contextos locales y, por último, algunas pequeñas pistas para extraer lecciones de esta pandemia: estos son los elementos fundamentales de una carta fraternal enviada por el Ecónomo General, Sr. Jean Paul Muller, SDB, a los Inspectores Salesianos de todo el mundo debido al avance del coronavirus a nivel mundial.

«Querido Inspector, espero que haya llegado a casa. Puedes imaginar lo preocupados que estamos por la situación…» El Sr. Muller comienza con fraternidad. A continuación, recuerda algunas de las medidas de higiene más conocidas y básicas para la protección personal y la contención de la infección, antes de sugerir algunas observaciones específicas para las comunidades religiosas salesianas.

«Nuestros modelos son Don Bosco y sus muchachos en la época de una epidemia de cólera. Más recientemente, tuvimos nuestros valientes hermanos en Sierra Leona y Liberia en la época del Ébola«.

Por ello, el Ecónomo General pide que se preste especial atención a los que corren mayor riesgo de infección, como «los ancianos» o «las personas que padecen enfermedades crónicas como la diabetes», sin por ello «suponer que los niños están a salvo».

Además de evitar el pánico y la psicosis, el Sr. Muller recuerda la importancia de «seguir escrupulosamente las leyes o directrices proporcionadas por las autoridades civiles» y de dar testimonio a «los estudiantes, feligreses y benefactores que se las respetan», para dar un buen ejemplo y fomentar la adopción masiva de buenas prácticas.

Además de su testimonio, el Ecónomo General también recuerda su compromiso con la solidaridad, proponiendo algunas opciones específicas para esta época de pandemia: «¿Podemos producir máscaras en nuestros institutos y también proporcionarlas al público? … Asegúrese de que el jabón está disponible libremente y en abundancia para todos los que están con nosotros … ¿Tenemos habitaciones o espacios en los que los cohermanos o estudiantes pueden permanecer aislados en caso de que tengan síntomas? … ¿Podemos estar listos para recibir a los enfermos en caso de que los hospitales de su zona se derrumben?

Por último, el Sr. Muller también pide una visión moral de todo lo que esta pandemia está causando en el mundo. Después de la importancia de la solidaridad como eje de toda relación humana, recuerda la importancia de la higiene personal y ambiental, la alimentación sana, los estilos de vida saludables, así como las posibilidades de innovación educativa y de evangelización a través de los medios de comunicación social y el uso de la red, hasta llegar a una relación más auténtica con Dios, en la conciencia de los propios medios y límites.

Carta integral del Sr. Muller

Fuente: infoans.org

Deja un comentario