Inauguración Mural Santa Catalina

El 27 de septiembre pasado la Casa Salesiana Santa Catalina del barrio porteño de Constitución inauguró el Mural de la Identidad Salesiana de la Obra.

Está situado sobre la Avenida Caseros enmarcando las entradas por las cuales ingresan tanto los alumnos de primaria como los chicos y chicas que asisten al Oratorio Nocturno.

El objetivo fue hacer un mural que le cuente al barrio sobre nuestra identidad salesiana y fue pintado por todos los grupos de la Casa.

Compartimos el testimonio de Paz Rozen sobre como la ejecución de este tipo de murales genera una identidad comunitaria:

«La pared de la puerta de la Avenida Caseros estaba descascarada y ese, para nosotros, es un lugar de entrada a nuestra Casa muy especial: por allí ingresan muy tempranito a la mañana los alumnos y alumnas de primario y así como también muy tarde a la noche los pibes y pibas que vienen al Oratorio Nocturno.

Y encontramos, en esta pared, un espacio muy importante para expresarle al barrio quiénes somos, cuál es nuestra identidad: somos una Casa Salesiana.

Así comenzó el proceso, se le pidió a todos los sectores de la Casa que aportaran ideas sobre que elementos no deberían faltar en esa pared, qué cosas nos identifican a nosotros como Casa.

La pintada llevó poco más de 2 meses, pasaron por ahí todos los sectores, nadie quiso perderse la oportunidad de dejar su huella plasmada. Los más chiquititos pintaron las partes de abajo y los más grandes se montaron al andamio y le dieron forma al cielo y al brazo envolvente de Don Bosco.

Y lo que, en un primer momento iba a ser sólo la imagen de Don Bosco y María Auxiliadora, terminó siendo un hermoso mural en donde quedó expresado todo lo hermoso que es Santa Catalina y su infinidad de actividades.

También quisimos que estuvieran presentes los chicos y chicas que alguna vez pasaron por nuestra Casa y ahora nos cuidan desde el Patio del cielo: Juan Cruz, Sergio, Nicolás y Pablo.

Pero lo que más nos enseñó este mural es que juntos, en comunidad, siempre alegres como nos quería Don Bosco, todo es posible.»

Deja un comentario