Jugar, rezar y ayudar a otros chicos

Los alumnos del nivel primario del colegio salesiano de la ciudad rionegrina de Luis Beltrán celebraron la fiesta de María Auxiliadora con un gesto solidario para otros niños, recolectaron alimentos que llevaron a un desayunador en un barrio humilde de la localidad.

Ayudar a un hermano, fue el objetivo de esta cruzada, para lo cual investigaron que necesidades existían en la comunidad y cómo podían estar presentes, dando una mano.

Silvia Urra, es una vecina del barrio Agustín Tosco de Luis Beltrán, quien de manera solidaria comenzó a preparar desayunos para los chicos del barrio los fines de semana, porque cuando no asisten a la escuela, muchos de ellos se quedan sin desayuno. Al tener poco espacio en su casa y no contar con ningún salón  o espacio común, comenzó  a preparar mate cocido o té con leche, que lo pone en botellitas de jugo o gaseosa bien limpias, y amasa pan, tortas fritas o rosquitas, preparando así bandejitas para que los chicos se lleven a su casa y puedan compartir con sus familias.

Esta actividad solidaria que hace esta vecina, solo cuenta con el apoyo de otros vecinos anónimos que le llevan algunos comestibles para que prepare estos desayunos. Los docentes y alumnos del nivel primario se enteraron y se reunieron con ella para que les contara cómo empezó, cómo sostiene esta propuesta y qué cosas necesitaba. Así comenzaron a juntar cosas y el día de María Auxiliadora, hicieron una caminata hasta el barrio donde funciona el desayunador, le llevaron los alimentos que juntaron, compartieron una celebración eucarística y una merienda como cierre. Allí jugaron y rezaron con los chicos del barrio.

Deja un comentario