Festejo de María Auxiliadora del Batallón 64

El 26 y 27 de mayo el Batallón 64 “Monseñor Fagnano” de la ciudad fueguina de Ushuaia celebró el día de María Auxiliadora.

Se realizó un pernocte que contó con dos jornadas de reflexión y juego que tuvo como eje central el “SI” de María y su ejemplo permanente de “Siempre Listo”.

En jornadas anteriores al pernocte los habían realizado algunas actividades integradas al mes de María, que fueron allanando el camino para la celebración final.

Durante la jornada, separados en tres grupos por edad, realizaron diversas actividades destinadas a conocer más en profundidad a María como Madre de todos, misionera, servidora y Auxilio. Tomó un rol fundamental conocer cuán importante es la devoción a ella en la Espiritualidad Juvenil Salesiana, y cómo esas raíces se aferran a los sueños de Don Bosco. También tuvieron oportunidad de pensarse en relación a su propio “Siempre Listo”, valorando de mejor manera el compromiso de María al contraponerlo con la situación de la mujer en la época de Jesús y la actual.

En la misa de jóvenes estuvieron presentes y protagonistas los jóvenes haciendo vibrar los muros del templo con sus voces, y la guía del coro de niños y músicos que sigue dando pasos firmes en su consolidación.

Por la noche, y antes de irse a acostar se rezó el rosario en un ambiente y de manera muy especial, dedicando cada misterio a reflexionar sobre una faceta diferente de María y vincularla a aspectos de sus vidas cotidianas, pidiendo el auxilio para amigos, familia, proyectos personales, el Bata y sus patrullas.

El sueño no fue un problema para continuar divirtiéndose desde temprano, y cerrar las actividades con una caminata hasta la imagen de María Auxiliadora de la ciudad, que domina el paisaje urbano de este bellísimo extremo del mundo. En ese privilegiado punto panorámico gozaron del gesto de sentirse protegidos bajo su manto!

En todo este trabajo fueron acompañados por otros sectores de la Casa, tanto desde la ornamentación, el acompañamiento musical en la animación, la preparación de las remeras que los chicos se llevaron como souvenir para su testimonio fuera de la Casa, y la preparación de las comidas que compartieron.

Deja un comentario